Vitaminas para tu negocio

Blog sobre creatividad, web y marketing digital

Marketing de contenidos: la importancia del contenido en el SEO

31

ene

Marketing de contenidos: la importancia del contenido en el SEO

Categoría: SEO

El contenido es el rey. Lo dice Google y cualquier gurú tecnológico que se preocupe del posicionamiento orgánico de su compañía (SEO). Quizás sea tu caso y estés luchando por abrirte camino entre el universo de websites y los envites constantes de tus competidores directos. Si es así, te vendrá bien conocer cuáles son las características que debe reunir una estrategia de marketing de contenidos para que esté bien ejecutada y aúpe a tu tienda online, blog o web corporativa a lo alto del ranking del metabuscador más famoso: Google.

 

 

En primer lugar, conocer al gigante de las búsquedas es el primer paso. No, no estamos hablando de conocer su algoritmo. Esto sería imposible, ya que es secreto. Sin embargo, sí podemos fijarnos en algunas pistas que Google nos ha ido proporcionando para afinar cada día más en nuestra estrategia de marketing de contenidos.

 

 

En este sentido, cabe destacar el Rankbrain de Hummingbird, el contenido 100 % original, su frecuencia de publicación y extensión y los castigos del metabuscador ante prácticas abusivas o contrarias a Derecho.

 

Google

 

 

RANKBRAIN, la inteligencia artificial

 

 

Google, periódicamente, modifica su algoritmo e introduce cambios sistemáticos que inducen al posicionamiento o desposicionamiento de las páginas web, según las variables de búsqueda. El último gran hito fue la introducción del algoritmo Hummingbird, a través del cual la frase “en Internet, el contenido es el rey” cobra especial significado. Y es que, si antes bastaba una mera introducción de palabras clave para dar con el contenido exacto que buscábamos; ahora, ante la gran avalancha de información, a Google le cuesta más discernir. Por ello, a finales de 2013 presentó Hummingbird, el nuevo algoritmo que otorga prevalencia a los contenidos que aportan información útil y reúnen objetivos sociales reales.

 

Hasta ahora, las empresas trampeaban sus contenidos con información nada valiosa, entre la que insertaban las palabras clave por las que querían ser encontradas, sin importar la calidad de sus textos. Era más fácil sortear los controles de Penguin y Panda (que veremos a continuación) ante la escasa sofisticación algorítmica. En este sentido, la última gran actualización de Hummingbird ha sido la introducción de Rankbrain, el nuevo sistema de interpretación de contenidos de Google. Rankbrain utiliza un sistema de inteligencia artificial que diagnostica lo que busca el usuario de Internet.

 

 

contenido

 

Contenido original 100%

 

 

Una estrategia de marketing de contenidos no puede dejarse en manos de la inexperiencia. De hecho, aportar contenidos relacionados con la temática que se desea promocionar es un must. Y estos han de ser originales, creativos y 100 % libres de plagio para no hacer saltar las alarmas de los buscadores y perder posiciones en el ranking de Google. Por tanto, conocer las tendencias que marcan la agenda del sector en el que operamos, saber perfectamente cuáles son los objetivos de nuestros clientes (qué buscan, dónde encuentran determinado producto o servicio…) y proporcionarles la información que demandan es una labor fundamental y que requiere constante actualización.

 

 

Solo redactores profesionales o especialistas en redes sociales (que capturen las tendencias y observen por dónde se mueven o hacia dónde se dirigen los mercados) serán capaces de conectar directamente con el público objetivo y atraer a más y más seguidores a través de un lenguaje claro, conciso y directo, que les haga regresar una y otra vez a nuestra página web. Hacer que repitan y compartan nuestros contenidos es la mejor manera de resultar virales y eso a Google le encanta. Fidelización y engagement son efectos colaterales tras llevar a cabo una estrategia de marketing de contenidos bien optimizada.

 

 

Del número de visitas que coseche una web gracias al posicionamiento orgánico o tráfico referido por redes sociales o campañas de email marketing dependerá, en buena medida, el orden de prioridad que adquiera en las páginas del metabuscador.

 

 

marketing de contenidos

 

Hay que destacar que, al igual que se asegura que “en Internet, el contenido es el rey”, se dice que “si no apareces en la primera página de Google, date por muerto”. ¿Quién pasa a la página 2 del metabuscador?

 

 

En este sentido, destinar todos los esfuerzos en la estrategia de marketing de contenidos también tiene que ver con su frecuencia y extensión, ya que Google, a través de su algoritmo, determina si la información que proporcionan las webs es de calidad.

 

 

Frecuencia y extensión
 

 

Subir contenido de calidad a nuestra página corporativa y actualizar nuestro blog o tienda online son labores que deben realizarse entre dos y tres veces a la semana para que la estrategia de marketing de contenidos surta los efectos que deseamos. Es altamente satisfactorio observar cómo Google Analytics va revelando poco a poco la consolidación de nuestros KPIs (cosechar una buena tasa de rebote o tiempo medio de visita son indicadores que nos hacen elevar nuestro ranking) ante la implementación de una periodicidad de contenidos.

 

 

Del mismo modo, a Google le gustan los contenidos largos, extensos, de más de 800 palabras y que indiquen trabajo y researching anteriores. A ojos del gigante de las búsquedas, los contenidos extensos e interesantes contribuyen a elevar el tiempo medio de visita, uno de los indicadores más decisivos a la hora de otorgar un ranking u otro a una web. Pero, esto no significa que Google ignore las webs que suben contenidos de poca extensión durante muchos días a la semana. Como dicen por ahí, “menos es nada” y lo único que exaspera al buscador es el olvido de que tu web existe.

 

 

Actualizar de contenidos novedosos y a la vanguardia en tendencias de búsqueda y demanda de los consumidores es uno de los objetivos prioritarios a la hora de establecer y fijar una estrategia de marketing de contenidos que se adecue a tus necesidades. Esta labor exige una incesante búsqueda que comprende desde la utilización de herramientas como Google Trends hasta el examen constante de ‘influencers’ relacionados con nuestro sector de actividad.

 

 

busqueda

 

Los castigos de Google
 

 

Quizás aún estés despistado y no sepas que al metabuscador también se le hinchan las teclas cuando observa, sobre todo, contenido inadecuado. En este caso, pone en marcha el mecanismo de arbitraje manual ante el reporte sistemático de spam que realizan los usuarios de Internet. Pedofilia, enaltecimiento del terrorismo, comportamientos antidemocráticos o un largo etcétera de conductas sancionables pueden dar objeto a que un miembro de Google realice un análisis personalizado del caso y decida expulsar definitivamente (tarjeta roja) y borrar el rastro de una web o retrasarla unas cuantas posiciones, ante un hecho puntal.

 

 

Además de las penalizaciones manuales, están las algorítmicas que hacen referencia a todo aquello que no pasa desapercibido por Google. Como decíamos con anterioridad, el contenido de calidad, bien referido y que apunta a enlaces externos, que hace uso de un lenguaje fresco e ideas propias y que no viola los derechos de autor y cita siempre las frases que utiliza para enriquecer sus contenidos es el verdadero rey. El que no caerá jamás en las garras de Panda, una de las imágenes visibles del “castigo de Google”.

 

 

Asimismo, la utilización de contenido de relleno que intercala las palabras clave que, supuestamente, necesitamos está siendo cada vez más descubierto por Panda, al igual que la utilización excesiva de enlaces que apuntan hacia una página en concreto. Las estrategias de contenidos y linkbuilding (construcción de enlaces) están muy relacionadas. Algunas webs crean las denominadas “páginas satélite”, donde poder subir contenido (sin importar su calidad) e incluir sistemáticamente backlinks hacia la página que quieren que, realmente, sea elevada en el ranking de Google.

 

Por otro lado, una práctica cada vez más extendida, pero confrontada a la idea de “máxima democratización y buenas prácticas” que promueve Google es comprar backlinks (enlaces externos) que apunten hacia nuestro contenido para alcanzar mayor notoriedad. En algunas relaciones B2B o B2C se está aumentando la práctica de poner precio a estos enlaces, a cambio de conseguir mayor entrada de usuarios referidos. Una práctica, también, muy penalizada por Google pero que, en la mayoría de los casos, pasa desapercibida.

 

 

Conocer el funcionamiento y las reacciones de Google es el paso fundamental a la hora de establecer una estrategia de marketing de contenidos. De no llevarla a cabo con total rigor, es posible que suframos consecuencias inesperadas que nos aparten de nuestro objetivo: posicionar nuestra web, nuestro blog o nuestra tienda online.

 

 

No dejes que una imprecisión, por falta de conocimientos en la materia, te haga creer que el marketing digital no tiene sentido (de hecho, es el que más crece). Echa un vistazo a las Directrices de Calidad de Google y aprende las pautas más sencillas para echar a volar en el universo del contenido en Internet. Haz de tu espacio digital un centro optimizado a los ojos del metabuscador y no te rindas. Google no exige pagar por subir contenido, por lo que la estrategia es barata. Sin embargo, adquirir el conocimiento de una agencia especializada o redactores expertos en el uso de trends y redes sociales puede ayudar sobremanera a hacer crecer tu negocio, en caso de que seas poco dado a la utilización de las nuevas tecnologías y veas que necesitas un impulso en este campo. No lo olvides: Internet es el futuro.

 

 

 

¿Te han gustado estos artículos?

Suscríbete a nuestra Newsletter semanal para recibir más contenido como éste.

Contacta con nosotros

(+34) 93 783 28 24
Si no eres cliente habitual y quieres recibir información contacta a través de este formulario por favor.
Si eres cliente y quieres contactar con nuestro departamento de soporte hazlo aquí.
Imagen de seguimiento